Coronavirus Ecuador

Guayaquil, en shock por el manejo de los muertos en plena pandemia

02/04/2020 Revista Vistazo

El virus está castigando con fuerza a la provincia de Guayas y su capital, Guayaquil. Foto: AFP

El virus está castigando con fuerza a la provincia de Guayas y su capital, Guayaquil. Foto: AFP

Rosa se quedó con el cuerpo de su esposo en casa por un día antes de lograr que lo retiraran. En las calles también los cadáveres esperan. La pandemia trastocó el trato a los muertos en Guayaquil, alimentando la sensación de horror en la ciudad más poblada de Ecuador. 

El puerto de Guayaquil tiene la mayor tasa de mortalidad del país por la COVID-19 y la más alta de Latinoamérica: 1,35 muertos por cada 100.000 habitantes, por encima de la de Sao Paulo (0,92), según el médico salubrista Esteban Ortiz, de la Universidad de las Américas de Ecuador. 

En medio del avance de la enfermedad, que en todo Ecuador deja casi 2.800 contagios, incluidos 98 muertos - la peor estadística regional después de la de Brasil -, Rosa Romero enfrentó la pérdida de su pareja, Bolívar Reyes, aparentemente por un infarto no relacionado con el virus.

La ama de casa de 51 años debió esperar hasta el día siguiente del deceso para que el servicio forense retirara el cadáver de su vivienda. Una semana después, no sabe dónde está.

"En criminalística nos dijeron que lo habían llevado al Hospital del Guasmo, fuimos a averiguar pero no estaba registrado por ningún lado", dijo Romero a la AFP.

El toque de queda de 15 horas que rige en esta ciudad de 2,7 millones de habitantes le ha dificultado todavía más la búsqueda. 

La paralización detuvo el trabajo de cementerios y funerarias, que además se muestran reacias a lidiar con los muertos en sus viviendas por miedo a que hayan perecido por el nuevo coronavirus y sean fuente de contagio. 

Las autopsias están restringidas y en un principio el gobierno, que también prohibió los tradicionalmente concurridos ritos funerarios, optó por imponer la cremación de las víctimas de la enfermedad, pero debió dar marcha atrás ante las críticas recibidas. 

La pandemia "complicó el funcionamiento del sistema mortuorio de la ciudad, es entendible cuando existe un incremento de fallecidos, una limitación de personas para poder trabajar en todos los sectores", reconoció el portavoz oficial Jorge Wated.

Leer más aquí

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ