Energía

Medio Ambiente

Adversarios “radicales” y la burocracia entorpecen la búsqueda de Ecuador de convertirse en una superpotencia minera

22/03/2019 Bloomberg - Laura Millan Lombrana y Stephan Kueffner

Oposición local, retrasos que amenazan el objetivo de Ecuador. Las exportaciones mineras se disparan a medida que las minas comienzan a producir: ministro

Manifestantes se enfrentan a la policía antidisturbios durante una marcha en protesta contra las políticas que, según ellos, provocarán una mayor explotación minera en la región amazónica en 2012.  Fotógrafo: Pablo Cozzaglio/AFP/Getty Images

Manifestantes se enfrentan a la policía antidisturbios durante una marcha en protesta contra las políticas que, según ellos, provocarán una mayor explotación minera en la región amazónica en 2012. Fotógrafo: Pablo Cozzaglio/AFP/Getty Images

Ecuador ha atado su fortuna económica a una floreciente industria minera. Ahora solo tiene que lograr que los burócratas y los líderes de la comunidad se comprometan.

La oposición local y la burocracia están obstaculizando los planes de convertirse en una superpotencia minera que puede competir con otras naciones suramericanas. Hace menos de dos años el gobierno esperaba que la minería se convirtiera en el 4% del producto interno bruto de Ecuador al final del mandato del presidente Lenin Moreno en 2021. Según el viceministro de Minería Fernando Benalcazar, eso ahora es cuestionable.

“Ese 4% es agresivo, dadas las condiciones de oposición social y ambiental radical que se ha estado observando”, dijo Benalcazar en una entrevista en Quito. “La minería pertenece a los 17 millones de ecuatorianos y la decisión sobre grandes proyectos no puede quedar en manos de grupos de personas que no representan ni el uno por ciento del país”.

Ecuador todavía espera que las exportaciones mineras aumenten a $3.660 millones en 2021, de $270 millones en 2018, cuando las dos primeras minas a gran escala del país comiencen a operar a finales de este año, aseguró. Pero replicar las historias de crecimiento de los vecinos Chile y Perú, los dos mayores productores de cobre del mundo, está resultando difícil ya que múltiples proyectos enfrentan retrasos. Inversionistas internacionales, algunos de los cuales se han establecido en Ecuador en los últimos dos años, se han quejado públicamente de que enfrentan dificultades.

Tema común

Ese fue un tema común en las historias que compartieron los inversionistas y prospectos mineros en Ecuador durante una sesión en la conferencia de PDAC en Toronto a principios de este mes, indicó Benalcazar en la entrevista de la semana pasada. “Continúan teniendo problemas, aun cuando ha habido cambios sustanciales en los permisos ambientales, todavía hay retrasos en cuestiones como los permisos de agua”.

En consecuencia, cerca del 40% de los $1.250 millones en inversiones mineras previstas para 2018 nunca llegaron a Ecuador, expresó Benalcazar. El gobierno está finalizando una nueva política que reflejará la de los países con mayor experiencia minera, con el fin de agilizar los procedimientos y aumentar la competitividad de Ecuador.

El gobierno ha estado colaborando con funcionarios en Canadá y está iniciando conversaciones con Chile para impulsar la exploración en más de un tercio del país que permanece inexplorado, agregó.

Para acelerar el desarrollo del proyecto, Ecuador recientemente permitió la perforación scout durante la exploración, dijo. Esto significa que las compañías pueden perforar en busca de muestras antes de pedir permisos adicionales, lo que puede ahorrar meses.

Entre los proyectos que han sufrido retrasos se encuentra la mina de cobre Mirador de Tongling Nonferrous Metals Group Co. en la provincia de Chinchipe. La mina tiene reservas de 30.2 millones de toneladas de cobre y produciría 344,000 toneladas de concentrado por año. Inicialmente la producción estaba supuesta a comenzar en 2016, pero la construcción se suspendió después de que las organizaciones ambientales e indígenas alegaron que su subsidiaria ECSA había cometido abusos contra los derechos humanos.

La mina, que reanudó la construcción a comienzos de este mes, empezará a operar a finales de año, afirmó Benalcazar. Aun así, en un informe Wood Mackenzie destacó el riesgo de más retrasos y estimó que podría comenzar durante el primer trimestre de 2020.

Referéndum minero

Mientras tanto, la Corte Constitucional ha permitido que el 24 de marzo se celebre un referéndum sobre las actividades mineras en tres jurisdicciones. Un voto en contra de la minería cerca de Cuenca amenazaría el proyecto de cobre, oro y plata Loma Larga de INV Metals Inc.

El gobierno también está trabajando en una estrategia legal para permitir el desarrollo de la mina de oro Río Blanco, propiedad de Junefield Mineral Resources Holdings.

El proyecto fue interrumpido en mayo después de que un grupo de manifestantes tomara el lugar, quemara el campamento minero y dañara los caminos de acceso. Posteriormente, un tribunal ordenó a la empresa que detuviera la construcción. La mina podría comenzar a producir en solo cuatro meses, si se pudiera reanudar la construcción, indicó Benalcazar.

Sin duda, la mina de oro Fruta del Norte de Lundin Gold Inc. está programada para comenzar a operar a finales de año y otras compañías mineras multinacionales miran a Ecuador con interés, expresó. Dundee Precious Metals Inc. comenzará a invertir en Ecuador a través de pequeños mineros que ya operan en el país, mientras que el Director General de Barrick Gold Corp. Mark Bristow le dijo que los funcionarios de la compañía han visitado el país varias veces, según afirmó Benalcazar.

Anglo American Plc firmó un acuerdo de empresa conjunta de capitalización con la canadiense Luminex Resources Corp. para tres proyectos de exploración. BHP Group, el mayor minero del mundo ha acordado invertir alrededor de 75 millones de dólares en la exploración de cobre en un yacimiento propiedad de Luminex. BHP ha intentado aumentar su exposición al metal y se ha enfocado en Ecuador como una jurisdicción clave para ese crecimiento.

“El futuro económico de Ecuador se basa en la minería”, indicó Benalcazar. “Ya no somos un destino potencial, somos el país donde cualquier compañía minera a gran escala tiene que estar”.

Fuente Original