Compartir

Deportes

Alemania venció a Serbia en la final del Mundial de Básquetbol

11/09/2023 EFE -

Una final para la historia. Un partido para el recuerdo que no pudo estar más igualado entre los dos mejores equipos del torneo

Una final para la historia. Un partido para el recuerdo que no pudo estar más igualado entre los dos mejores equipos del torneo / Foto: EFE Una final para la historia. Un partido para el recuerdo que no pudo estar más igualado entre los dos mejores equipos del torneo / Foto: EFE

Una final para la historia. Un partido para el recuerdo que no pudo estar más igualado entre los dos mejores equipos del torneo / Foto: EFE

Alemania se proclamó este domingo campeona del mundo por primera vez en su historia, reina mundial del baloncesto tras vencer a Serbia (83-77) en la gran final del Mundial 2023 tras un igualado partido que se decidió en el último cuarto, pero en el que pesó demasiado el tercer cuarto arrollador germano con un Dennis Schroeder estelar.

Pocos esperaban que Serbia y Alemania fueran los protagonistas del Mundial 2023. Todas las papeletas las tenían Canadá y Estados Unidos, pero ambas fueron capaces de aplacar el favoritismo norteamericano y acceder de manera más que merecida y meritoria a una final en la que brindaron un espectáculo desmedido.

Una final para la historia. Un partido para el recuerdo que no pudo estar más igualado entre los dos mejores equipos del torneo. Indiscutibles merecedores de estar en la final, pugnaron con la valentía y el tesón de quién tiene lo necesario para acceder al trono mundial. Alemania en su primera final y Serbia en su segunda como país independiente. Solo pudo acceder uno a lo más alto, y se decidió en los detalles.

La victoria estuvo en un tercer cuarto abrumador de los alemanes (22-10), en el duelo estelar entre Dennis Schroeder y Bogdan Bogdanovic que cayó de parte del germano, en el acierto de Johannes Voigtmann en la pintura, en el error de Guduric a falta de 13 segundos y en la solidez alemana ante los intentos de épica insurrección serbia. Ahí estuvo la final. En esas decantó Alemania la balanza a su favor para convertirse en campeona del mundo por primera vez en su historia, tras un duelo titánico por el oro en el que ninguno renunció a lo que legítimamente creyó suyo.

Reinó la igualdad en el primer tiempo. Nikola Jovic guió a Serbia en los primeros compases de partido, aunque luego fue Bogdan Bogdanovic el que ejerció de comandante en la batalla final. Marinkovic y Avramovic no fallaron a su cita. Todos brillaron en la noche señalada, con un máximo de 5 puntos a favor antes del descanso.

Alemania no quiso quedarse atrás en ningún momento. Los germanos resistieron a la circulación rápida y a la calidad serbia con solvencia. Fue un primer tiempo impecable. Igualdad máxima (47-47) al descanso, con Serbia muy acertada desde el exterior, obligada, y Bogdanovic implacable; y con Alemania sostenida en Schroeder y Franz Wagner.

Pero la igualdad duró hasta la vuelta de vestuarios. Emergió la mejor versión de Alemania, esa que ni si quiera Estados Unidos pudo parar en semifinales y que pareció enajenada, fuera de sí con las miras puestas en el objetivo mundial, en el momento crucial del partido y que dejó a Serbia contra las cuerdas. Una ventaja de 11 puntos a falta de 2 minutos en el tercer cuarto tras un parcial de 12-0 paralizó a Serbia, por momentos descompuesta ante la superioridad teutona, personificada en unos Schroeder y Franz Wangener desatados. Eran doce puntos de ventaja para Alemania antes de empezar el último cuarto (69-57).

No se podía dar nada por sentado viendo el transcurso de este Mundial. Porque Svetislav Pesic siempre había guardado un as bajo la manga, porque con Bogdanovic nunca se sabe y porque en una Copa del Mundo siempre ha habido espacio para la épica.

Quiso ser Avramovic ese héroe inesperado de un Serbia que lo intentó hasta el final y que rubricó un inicio de cuarto cuarto arrollador, reduciendo la ventaja a 4 puntos. Reaccionó Alemania y volvió a instaurar una ventaja considerable (78-69) que pareció ser definitiva. No para Avramovic, decidido a hacer historia con Serbia, que además tuvo en las manos de Guduric el triple para empatar (78-75). Serbia estaba de vuelta a falta de un minuto.

Apareció el hombre más importante de Alemania para hacer la canasta más importante. A falta de 20 segundos, Schroeder (28 puntos) tomó la responsabilidad y rubricó una entrada a canasta perfecta para poner el 81-77. Guduric, otra vez con el destino de Serbia en sus manos, eligió mal y regaló la posesión. Alemania lo tenía en la mano, y no lo dejó escapar.

Sufrió lo esperado teniendo en cuenta que era una final, pero más de lo que debiera viendo la ventaja al inicio del cuarto cuarto. Pero lo consiguió, fue el mejor equipo del Mundial, derribó la barrera y se proclamó campeona del mundo por primera vez en su historia.

-- Ficha técnica:

83. Alemania (23+24+22+14): Franz Wagner (19), Andreas Obst (7), Dennis Schroder (28) Daniel Theis (2), Johannes Voigtmann (12) -equipo inicial- Justus Hollatz (-), Maodo Lo (0), Johannes Thiemann (0), Isaac Bonga (7), Moritz Wagner (8) y Niels Giffey (0), David Kramer (-).

77. Serbia (26+21+10+20): Nikola Jovic (9), Bogdan Bogdanovic (17), Ognjen Dobric (0) Stefan Jovic (3), Nikola Milutinov (2) -equipo inicial- Aleksa Avramovic (21), Dejan Davidovac (2), Marko Guduric (4), Vanja Marinkovic (9), Filip Petrusev (10), Dusan Ristic (-), Borisa Simanic (-).

Árbitros: Roberto Vázquez (Puerto Rico), Omar Bermúdez (México) y Gatis Salins (Letonia).

Incidencias: partido correspondiente a la final del Mundial de baloncesto 2023, disputado en el Mall of Asia Arena de Manila (Filipinas).

Síguenos en Google News Únete al canal de WhatsApp
WhatsApp

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 5939 8016 3921 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Edicion Impresa
Descarga Versión Impresa

Edición No.36 / Julio 2024

Ver Todas las Ediciones