Cultura y Turismo

Añanku siquisapa, un manjar de la región amazónica

03/10/2016 Expreso

Las hormigas culonas hacen parte de una tradición gastronómica.

Foto: Expreso

Foto: Expreso

Para saborear una culona, primero se cumple con un pequeño ritual. Se la toma en las manos, se le quita las alas y las pequeñas patitas. De ahí se la lleva a la boca. “¡Es deliciosa!”, exclama Geovanni Quiñónez, oriundo de Esmeraldas, quien hace un año aprendió a comer a las ‘Añanku siquisapa’, como se conoce a las hormigas culonas.

Este insecto es considerado una golosina en la Amazonía. Eduardo Shiguango asegura que creció comiéndolas. “Es nutritiva. La hormiga se alimenta de las semillas de los árboles, así que nosotros nos beneficiamos de ese nutriente”, dice el nativo shuar.

Irma Washinca, quien se dedica a la venta del insecto, explica que se los encuentra en la madrugada, cuando salen de sus nidos.

José Gualinga, nativo del pueblo Sarayaku, dice que hace más de 500 años ya se las comía. Los ancestros aprendieron a masticarlas y a defenderse de la picada de los machos, que no se consumen.

Las culonas hacen parte de una tradición gastronómica. Le atribuyen poderes afrodisíacos, analgésicos y de longevidad. La venden tostadas o crudas y se las acompañan con yuca o verde. Su sabor agrio es bien recibido por el paladar hasta para quien la prueba por primera vez. (F) YIE

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ