Cultura y Turismo

Barcelona, Roma, París, el exceso de turismo pone en pie de guerra a las ciudades ¿Puede pasarnos lo mismo?

23/07/2019 Primicias - Maria Teresa Escobar

En Venecia, en Barcelona, en Valencia, en Palma de Mallorca, por todas partes estallan protestas contra el exceso de turistas, mientras que la UNESCO eleva cada vez más alertas sobre los daños que la sobreexplotación de los destinos más deseados está causando tanto a sus monumentos históricos como a la naturaleza.

Foto: Primicias

Foto: Primicias

Monstruosos cruceros que pasan a pocos metros de la plaza de San Marcos, causando conmoción en el frágil ecosistema de la laguna que rodea a Venecia.

Pobladores que son expulsados de antes apacible la isla española de Palma de Mallorca o de Ámsterdam por los altos precios de los alquileres, como resultado del auge del turismo de masas y del uso de las viviendas para rentar bajo modelos como el de la plataforma Airbnb.

Protestas de residentes en Barcelona, la ciudad que ya no aguanta a un solo turista más en verano y que tuvo que empezar a limitar la entrada a su icónico parque Guell para evitar que las masas lo destrocen. 

El mundo convertido en un parque de diversiones, donde los turistas se paran indiscriminadamente, por miles, sobre los arrecifes en Tailandia o sobre las antiguas piedras en Machu Picchu, causando daños irreparables. 

¿Estará Ecuador condenado al mismo destino? ¿Llegará el día en que contemplemos al centro de Quito abarrotado de turistas en pantalón corto y chanclas? ¿Habrá fila para subir al Cotopaxi? 

Para Roque Sevilla, empresario del turismo, ambientalista y ex alcalde de Quito, ese escenario de pesadilla puede ocurrir si Ecuador no se prepara para afrontar la masificación del turismo, un fenómeno que está plena expansión. 

Leer más aquí

Fuente Original