Medio Ambiente

Disminuyen las poblaciones de caimán blanco en un sector de la Amazonía de Ecuador

02/03/2020 El Universo

Tras un monitoreo hecho en una laguna ubicada en la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno, en Sucumbíos (norte de Ecuador), se determinó un dramático descenso de la población de la babilla (Caiman crocodilus), también conocida como caimán blanco o de anteojos.

Tras un monitoreo hecho en una laguna ubicada en la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno, en Sucumbíos (norte de Ecuador), se determinó un dramático descenso de la población de la babilla (Caiman crocodilus), también conocida como caimán blanco o de anteojos.

El monitoreo se realizó en una laguna ubicada en la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno, en el norte de Ecuador, informó Mongabay Latam.

Trabajar con caimanes no es una tarea fácil. Acercarse sigilosamente y sin hacer ruido, calcular el tamaño del animal y en caso de que este no sea tan grande, pasarle la mano alrededor del cuello, puede ser desafiante. También lo es aguantar el forcejeo, las vueltas y los coletazos del animal hasta que el ácido láctico se apodere de los músculos del reptil y lo deje dócil, en un estado que pareciera imposible para un intimidante caimán.

Esa fue la rutina que durante años aplicaron los biólogos ecuatorianos Santiago Ron, Diego Ortiz, Juan Dueñas y Francisco Villamarín para tener datos concluyentes sobre el estado de las poblaciones de babilla o caimán blanco o de anteojos (Caiman crocodilus) en la laguna Mateococha, ubicada dentro de la Reserva de Protección de Fauna Cuyabeno, en el nororiente de la Amazonía de Ecuador. Realizaron un monitoreo durante 17 años (1994-2011), el más prolongado que se ha hecho en el país para poblaciones de caimanes. Sus resultados fueron publicados en la revista Journal of Herpetology.

Leer más aquí

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ