Energía

El Dorado en el Ecuador: ser valientes e imponerse sobre la multitud para alcanzar la bonanza

28/10/2019 Money Week - James McKeigue

Ecuador está finalmente dispuesto a lucrar de sus vastos depósitos minerales. El telón de fondo de su política interna se ha estabilizado y los inversores internacionales están empezando a tomarlo en cuenta, afirma James McKeigue.

Foto: Money Week

Foto: Money Week

Se puede decir que Ecuador es la más grande contradicción en el contexto minero internacional. Está asentado justo sobre el cinturón de riquezas minerales situado a lo largo de la cadena montañosa de los Andes, en donde otros países como Chile, Perú y Colombia han establecido industrias mineras de primera clase.  No obstante, hasta este año, en el Ecuador no opera ni una sola mina a gran escala.

En los últimos diez años se ha encontrado más oro y cobre en el Ecuador que en ninguna otra parte del mundo. Sin embargo, como es frecuente en esta industria, los riesgos que se enfrentan en la superficie superan con creces a las riquezas que yacen bajo suelo.  Factores políticos y económicos han impedido el desarrollo de un moderno sector minero. Mientras los países vecinos se enriquecían a través de la explotación minera, para el Ecuador se hacía cada vez más difícil ignorar la existencia de ricas reservas de cobre, oro y plata existentes en su territorio.  En los últimos años el país se ha abierto a la posibilidad de trabajar en proyectos de explotación minera.  Estas condiciones han provocado una especie de fiebre del oro de los tiempos modernos que ha hecho que 12 de las mineras más grandes del mundo hayan abierto oficinas en el Ecuador y que en este año se hayan iniciado operaciones en dos minas de gran escala, una de cobre y otra de oro.

En 2013 escribí un artículo sobre el sector minero en el Ecuador para MoneyWeek. Cabe anotar que en aquel entonces no existía la posibilidad de que inversores privados pudiesen tener un protagonismo directo en el área; sin embargo ahora las condiciones han cambiado (véase más adelante).

Ecuador: un potencial líder mundial

No es posible encontrar al Ecuador a la cabeza de lista alguna de producción o reservas de metales en el mundo.  El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), que tiene excelente información sobre minería internacional, no ubica al Ecuador entre los diez primeros productores de oro, cobre y plata puesto que, como bien apunta esta entidad, se han realizado actividades de exploración minera solo en un 10% del territorio ecuatoriano. No obstante, aún ese mínimo porcentaje ha sido suficiente para producir grandes hallazgos.  En 2006, la minera canadiense Kinross descubrió que Fruta del Norte alberga alrededor de cinco millones de onzas de oro y seis millones de onzas de plata.  Luego, en 2012, SolGold descubrió Alpala, un depósito que crece con cada nueva campaña de perforación y en la actualidad se presume la existencia de recursos por 2.5 millones de toneladas de cobre y 3.8 millones de onzas de oro. Para darles una idea de la magnitud de tal descubrimiento, si se desarrollaran plenamente estas actividades mineras, se podría decir que Ecuador posee la mina subterránea de plata más grande del mundo,  la tercera de oro y la sexta de cobre.

Los grandes nombres entran en tromba

Los hallazgos antes mencionados y la fiebre del oro del Ecuador han tentado a varios de los grandes nombres en el sector minero. BHP, Newcrest Mining, Anglo American, First Quantum Minerals y Fortescue Metals Group se cuentan entre aquellos que han adquirido participaciones en firmas ecuatorianas más pequeñas que se dedican a actividades de exploración. De hecho, en los últimos años, 12 de las firmas mineras más grandes del mundo han adquirido participaciones en proyectos ecuatorianos o han establecido sus oficinas en el país.

Lo que resulta extraño en este brote de la fiebre del oro en el Ecuador, es que la gente siempre ha creído que tiene mucho oro, cobre y plata.  El Ecuador se asienta en el cinturón de cobre de los Andes, responsable por casi la mitad de la producción de cobre en el mundo.  En el país se ha extraído oro desde el siglo XV; el metal amarillo ha sido extraído en el sur del Ecuador, en una provincia que lleva el nombre de El Oro, para confeccionar elaboradas piezas para el culto religioso y ceremonial muy apreciados por la clase Inca gobernante. Pero a pesar de intentos poco decididos de los españoles y más tarde de otros inversionistas internacionales luego de la independencia del Ecuador en el   siglo XIX, el país nunca impulsó la industria minera a gran escala que si se desarrolló en otros países sudamericanos.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en inglés puede ser visto aquí

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ