Medio Ambiente

Este arácnido raro con cabeza de conejo negro es totalmente real, no bromeamos

08/04/2019 Science Alert - Fiona MacDonald

Perteneciente a la familia de los opiliones, existen más de 6.650 especies en todo el planeta.

Foto: Science Alert

Foto: Science Alert

El mundo natural es un lugar extraño y maravilloso. Pero a veces los biólogos se encuentran con algo que es simplemente... extraño. Muy, pero muy extraño.

Un ejemplo: este peculiar arácnido fotografiado por el científico natural Andreas Kay en la selva amazónica ecuatoriana en julio de 2017. Según parece, tiene en la espalda una pequeña cabeza de un lobo negro o tal vez un conejo.

Al ampliar la imagen, se ve formidable, aunque solo es prácticamente una miniatura. Entonces, ¿qué demonios es?

En primer lugar, no se trata de una mera araña, a pesar de las apariencias.

Segundo, no, la imagen no está modificada con Photoshop. Y no es solo un truco de iluminación o de fotografía. Se puede ver otro ángulo más abajo.

La criatura es en realidad una araña segadora (Metagryne bicolumnata), un tipo de arácnido más conocido como araña patona.

Perteneciente a la familia de los opiliones, existen más de 6.650 especies en todo el planeta. Y los registros fósiles muestran que han existido por mucho tiempo.

“Contrariamente a una creencia común, los opiliones no tienen glándulas venenosas y son absolutamente inofensivos”, explica Kay en Rumble. “Los opiliones han existido por al menos 400 millones de años y vivieron aun antes que los dinosaurios”.

Esta especie fue descubierta en 1959 por el especialista alemán en arácnidos Carl Friedrich Roewer. Abajo se observan sus primeros bocetos de la adorable criatura.

¿Por qué esa extraña cabeza? Bueno, los científicos no están muy seguros. Por alguna razón, el arácnido ha desarrollado este cuerpo oscuro, dos protuberancias en forma de oreja y ojos falsos de color amarillo brillante.

Tiene los ojos reales más abajo en el cuerpo, lo que se puede apreciar en la imagen a continuación.

Kay plantea la hipótesis de que esta forma corporal única podría beneficiar al arácnido haciéndolo parecer más grande ante los depredadores. Pero estas ideas no han sido probadas.

De hecho, el arácnido no ha sido estudiado ampliamente, y hay muy pocos artículos publicados sobre él desde su descubrimiento hace casi 60 años.

Eso podría deberse a que hay muchas otras cosas interesantes que estudiar en Ecuador, después de todo, el país alberga las Islas Galápagos, así como la selva amazónica, y tiene la más alta biodiversidad por kilómetro cuadrado que cualquier otra nación.

Así que por ahora, los opiliones siguen siendo un misterio encantador.

Aunque definitivamente nos hace feliz que criaturas extrañas como esta existan en el mundo. Ojalá queden muchas más por descubrir.

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en noviembre de 2018.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en inglés puede ser visto aquí
 

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ