¿Ola Bini cae con todo y escaparate?

16/08/2019 4Pelagatos - José Hernández

Ola Bini sabe que su situación cambió. Lo sabe desde el 6 de agosto cuando, en audiencia privada, el fiscal del caso, Fabián Chávez, mostró la forma cómo finalmente lograron ingresar al contenido de su teléfono, que él creía inexpugnable.

Foto: 4Pelagatos

Foto: 4Pelagatos

El crimen perfecto no existe. Ola Bini, el hacker sueco detenido en Ecuador desde el 12 de abril, tendrá tiempo de reflexionar en ese adagio. Él, un experto mundial en informática, el hombre que tiene toda su información tan encriptada que está sacando canas a los expertos del FBI en Estados Unidos, suministró la clave de su Iphone a los investigadores de la Fiscalía de forma inverosímil. Hay que verlo en un video saliendo de su apartamento en Quito, llamando al ascensor, sacando el celular de su bolsillo y digitando su clave. Todo esto frente a la cámara que el edificio tiene instalada en ese piso.

Ola Bini digitó su clave: ocho números. Un regalo para los investigadores que, de no ser así, nunca hubieran podido abrir ese Iphone en el cual tiene información desde 2011. Con una clave de ocho números, dice un especialista en informática, se pueden hacer 99 millones de combinaciones antes de soñar con poder extraer el contenido íntegro del celular. Videos, mensajes SMS, wasaps, fotos, correos electrónicos, audios, notas… media vida del hacker puesta ante los ojos atónitos de los investigadores que ahora están seguros de que a Ola Bini se le vino abajo el escaparate que construyó ante la opinión ecuatoriana y mundial: una víctima de un error judicial en Ecuador. Un ingenuo amante del software libre. Un hombre que aterrizó en 2013 en Ecuador y se enamoró de estas tierras; aunque dice no hablar español. Lo cual es falso, según indican sus propias conversaciones.

Ola Bini sabe que su situación cambió. Lo sabe desde el 6 de agosto cuando, en audiencia privada, el fiscal del caso, Fabián Chávez, mostró la forma cómo finalmente lograron ingresar al contenido de su teléfono, que él creía inexpugnable. Desde entonces, dicen testigos que han estado en esas audiencias, el hacker sueco bajó el tono. Ya no da consejos a los peritos. Ni les hace notar, como solía hacer, con suficiencia y prepotencia, la ventaja cierta de sus aparatos tecnológicos sobre los de los investigadores. Desde ese día Ola Bini sabe que la Fiscalía tiene pruebas en su contra que desbaratan, según las fuentes de 4P., sus coartadas.

Leer más aquí

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ