Energía

La Minería Urbana

22/10/2020 Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE) - Ingeniero Químico Fausto Mauricio Acosta Fiallos

La Minería Urbana / Cortesía del Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE)

La Minería Urbana / Cortesía del Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE)

Según datos de la  Organización de las Naciones Unidas ONU, en 2016, fueron desechadas 435.000 toneladas de celulares en el mundo, su valor recuperable se estimó en unos US$9.500 millones; la generación de los desechos electrónicos a nivel planetario, en el 2019, fue de 53,6 millones de toneladas métrica; sin embargo, solo el 17,6 % del material recuperado fue reciclado apropiadamente.

El vertiginoso desarrollo tecnológico, su incursión y preeminencia en la vida doméstica, la producción industrial y la obsolescencia programada, son factores que sumados han propiciado la generación de una creciente cantidad de deshechos tecnológicos, provenientes principalmente de la industria de las telecomunicaciones.

Este fenómeno que se constituye en un gran riesgo ambiental, debido a que entre los componentes que conforman estos residuos se encuentran sustancias y materiales tóxicos, como: metales pesados, los bifenilos policlorados, los éteres bifenílicos polibromados y materiales que al incinerarse en condiciones inadecuadas son precursores de la formación de otras sustancias tóxicas como las dioxinas y los furanos, todas estas ambientalmente problemáticas. Sin embargo, un correcto aprovechamiento de estos recursos representa una oportunidad económica y ambiental.

Cerca de 69 elementos  de los 118 que constan en la  tabla periódica se pueden encontrar en los desechos electrónicos, como: los metales preciosos (oro, plata, paladio, platino, iridio, osmio), metales base (cobre, plomo, níquel), materias prima críticas (cobalto, germanio, indio, bismuto). Muchos de estos metales se pueden recuperar, reciclar y utilizar como materias primas secundarias.

Considerando que, los metales se pueden reciclar un número indefinido de veces sin que la calidad de los productos disminuya significativamente (incluso cuando están oxidados los residuos de metales pueden reciclarse), en el caso de los metales ferrosos, el reciclaje se facilita al usar imanes para su identificación y separación. A nivel mundial se ha llegado a reciclar hasta el 70% de los residuos ferroso y a todo este proceso de recuperación se ha denominado  minería urbana.

Entre las principales ventajas de la minería urbana podemos mencionar, el evitar los gastos de la fase de reducción del mineral a metal; la reducción en el consumo de energía; la minimización en el transporte y uso de combustibles; la generación de fuentes de empleo; la prevención de impactos ambientales; el menor gasto de materias primas, por ende, menos consumo de recursos naturales, además de evitar la saturación de desperdicios en botaderos y quebradas.

La ONU calculó que los ecuatorianos produjeron 93.000 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos en 2018; es decir, unos 5,4 kilos por persona y solo el 2% de este valor fue reciclado.

Uno de los primeros pasos para que la minería urbana en nuestro país se fortalezca consiste  en la introducción de tecnología adecuada y fortalecimiento de competencias técnico científicas para realizar una minería urbana eficiente, ambientalmente responsable y sostenible en el tiempo. Con este tipo de acciones se podrá contribuir a la reducción de calentamiento global y al cumplimiento de los objetivos de desarrollo planteados en las agendas internacionales.

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ