Ciencia y Tecnología

Energía

Petróleo y Geología en Ecuador

12/01/2021 Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE) - Jenny Zambrano, Analista Técnico de Propiedad Intelectual

Según el Balance Energético Nacional del 2019, la producción de energía primaria estuvo conformada 86,9% de petróleo, 4,4% de gas natural y 8,7% de energías renovables

Foto: IIGE

Foto: IIGE

A nivel global, las fuentes primarias de energía fósil como el petróleo, el gas natural y el carbón continúan dominando la matriz energética, principalmente debido a que en el último siglo la humanidad cambió sus necesidades energéticas por el desarrollo de la industria, la tecnología y la sociedad de consumo.

La industria petrolera sigue siendo una actividad con fuertes impactos ambientales, que afecta a la biodiversidad a nivel local y mundial, incluso, teniendo en cuenta que los avances tecnológicos han desarrollado procesos más eficientes, la disminución de los riesgos no es sustancial. Es por esto que continúa en desarrollo la investigación y utilización de otras fuentes de energía, como la energía nuclear, hidroeléctrica, geotérmica y otras fuentes renovables, de manera que podamos contar con la misma disponibilidad energética, reduciendo el impacto ambiental.

Etimológicamente, la palabra petróleo viene de las voces latinas petro (roca) y oleum (aceite): aceite de roca. El petróleo es un aceite mineral, menos denso que el agua y de un olor acre característico. Está formado por una mezcla natural de hidrocarburos acompañados de azufre, oxígeno y nitrógeno en cantidades variables. Los principales usos del petróleo son: como combustible doméstico e industrial, como carburante y lubricante, y como materia prima básica en la industria petroquímica.

Según el Balance Energético Nacional del 2019 elaborado por el Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE), la producción de energía primaria en el Ecuador, estuvo conformada 86,9% de petróleo, 4,4% de gas natural y 8,7% de energías renovables como hidroenergía, biomasa, energía eólica, fotovoltaica y biogás.

En el documento se expone que, la fuente energética primaria de mayor producción en el período 2009-2019 ha sido el petróleo; sin embargo, al comparar entre la producción y la demanda de este tipo de energías, se pone en evidencia que nuestro país es un exportador neto, por lo que una parte importante de la economía depende de los rubros de exportación de petróleo. Actualmente, el país cuenta con reservas probadas de 8,2 billones de barriles de petróleo acumulados en 100 campos.

De acuerdo con Jenny Estrada, en su libro “Ancón, 100 Años en la historia petrolera del Ecuador”, el conocimiento de la presencia de hidrocarburos en nuestro país se remonta a antes de la Colonia y, aunque la historia de la extracción petrolera comenzó durante la primera década del siglo pasado, es a partir de 1972 cuando la extracción de este recurso no renovable despega y comienza el ‘boom’ petrolero.

En Ecuador, el petróleo comenzó a formarse hace más de cien millones de años en lo que hoy llamamos la Cuenca Oriente, en la Región Amazónica, esta cuenca presenta unas características complejas e interesantes tanto en el ámbito geológico como en el económico por lo que ha sido ampliamente estudiada; y posteriormente en las actuales cuencas de antearco de la Costa, en la provincia de Santa Elena

Para que se genere este recurso es necesario pasar por un proceso largo y complejo: primero, es indispensable que existan las condiciones adecuadas para que la materia orgánica de origen marino se acumule y se deposite en un ambiente anóxico (sin oxígeno); luego que sea sometida a condiciones de presión y temperatura que permitan que se transforme en hidrocarburos. La calidad del hidrocarburo resultante dependerá del tipo, cantidad y calidad, de esta materia orgánica inicial y de las condiciones de presión y temperatura posteriores; este proceso ocurre en una roca sedimentaria denominada roca madre.

Luego comienza a movilizarse a la superficie buscando presiones más bajas hasta encontrar una roca reservorio, que generalmente tiene buena porosidad. Esta migración termina cuando encuentra una roca sello (impermeable) y se entrampa. También es posible que tenga un control estructural, es decir, que este sistema esté limitado por fallas geológicas. Todo este proceso toma millones de años y la exploración consiste en buscar y definir estas trampas petrolíferas para su explotación como posibles yacimientos.

En nuestro país, hace 200 millones de años, el ambiente geológico era muy diferente al que tenemos ahora, la Cordillera de los Andes (arco volcánico) todavía no había emergido y el territorio ecuatoriano estaba sumergido en el mar. Cuando la Cordillera comenzó a levantarse, tuvieron lugar cambios estructurales que controlaron la subsidencia y deposición de los sedimentos aceleradamente y permitieron que la materia orgánica depositada en esta plataforma marítima somera tenga las condiciones para formar hidrocarburos. Estas mismas condiciones contribuyen a la deposición de ciclos sedimentarios de rocas madre, reservorio y sello, debido a ciclos de avance y retroceso de la línea de costa. Todo esto acompañado de un complejo control estructural que depende principalmente de la subducción de la placa de Nazca bajo la placa Sudamericana, provocando el levantamiento de la Cordillera de los Andes y la formación de las cuencas de la Costa (ante arco) y Oriente (tras arco) como las conocemos ahora.

Es así que en la actualidad disponemos de este valioso recurso no renovable, cuya extracción ha permitido un desarrollo inimaginable, y que constituye una pieza fundamental en la geopolítica local y global, con una serie de ventajas y desventajas a todos los niveles, que se han podido evidenciar a partir de inicios del siglo XX.

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ