Politica y Economía

Cultura y Turismo

Proporcionar espacios seguros para niños migrantes en el Ecuador

24/07/2019 IFRC

Muchos de los niños migrantes y sus familias llegan desde Venezuela a la frontera con Colombia dado que su país actualmente enfrenta severos problemas tanto políticos como económicos.

Foto: IFRC

Foto: IFRC

“Es una tarea muy emotiva. Cuando los niños llegan están tan cansados y necesitan tiempo para descansar, jugar y no ser vistos como migrantes,” afirma William Guerra, un voluntario de la Cruz Roja Ecuatoriana que sirve de apoyo en un espacio seguro para niños en Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos, cerca de la frontera con Colombia.

Muchos de los niños migrantes y sus familias llegan desde Venezuela a la frontera con Colombia dado que su país actualmente enfrenta severos problemas tanto políticos como económicos. El número de niños que cruzan este punto de la frontera es fluctuante.  Recientemente entre treinta y cuarenta niños cruzan la frontera todos los días, muchos acompañados de sus padres o abuelos, aunque algunos han migrado sin compañía.

En respuesta a las necesidades que enfrentan los niños migrantes, la Cruz Roja Ecuatoriana ha implementado 14 espacios seguros en 11 provincias en todo el país.  Además cuenta con espacios seguros móviles cuando el número de migrantes incrementa.  Estos espacios móviles brindan apoyo a los niños que caminan grandes distancias en lugares de difícil acceso.

Marisol Pallo, otra voluntaria en Lago Agrio explica que cada uno de estos espacios seguros ofrece una variedad de servicios humanitarios a los niños y a sus familias que buscan mejorar su bienestar psicosocial y su protección.  “Vemos que los niños tienen muchas necesidades, así que los ayudamos con primeros auxilios, procuramos restablecer sus nexos familiares, discutimos los derechos de los niños, jugamos con ellos y procuramos que estén rodeados de cosas que son absolutamente normales”.  Marisol añade “Necesitamos trabajar duramente porque sabemos que esto no es normal y que la niñez no debería tener que afrontar este tipo de cosas”.

Priscila Naranjo, una estudiante de la localidad que sirve de voluntaria en este espacio seguro nos dice, “En las noticias hemos visto muchas historias trágicas sobre migrantes, pero la realidad aquí es muy diferente.  Aquí uno puede ver cuáles son las necesidades humanitarias y que estos son solo niños como cualquier otro”.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en inglés puede ser visto aquí

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ