Politica y Economía

Saltó del segundo piso por el terremoto

25/02/2019 Expreso - Emerson Rubio

Santiago Ocampos, de 37 años, es uno de los nueve heridos por los sismos. Vive en Macas, a tres horas en carro de la zona del epicentro, en la selva oriental.

Testigos. Diosvanys y Marcela Viltre Estupiñán muestran el balcón desde el que saltó Santiago Ocampo. Foto: Expreso

Testigos. Diosvanys y Marcela Viltre Estupiñán muestran el balcón desde el que saltó Santiago Ocampo. Foto: Expreso

Cuando el sismo de 7,5 en la escala de Richter comenzó a sacudir su cama, a las 05:17 del viernes, Santiago Ocampo dormía plácidamente como un bebé. Despertó. Aletargado, sintió cómo el piso, las paredes y el techo se movían. Todo. Entonces tomó una decisión arriesgada para resguardar su vida... Esta es la historia del hombre de 37 años que saltó de un segundo piso para superar el temblor, contada a través de los vecinos que lo ayudaron en Macas (MoronaSantiago).

Santiago es una de las nueve personas, cinco en la provincia de Morona Santiago, que sufrieron heridas tras los sismos. A una décima, en Manabí, se le detuvo el corazón.

¡Susto! ¡Terror! Hay antecedentes. Nadie olvida el devastador terremoto de Manabí en abril de 2016. Con ese recuerdo, Marcela Márquez (26 años) se levanta horrorizada. Su casa -madera y techo de latas- parece una hamaca que baila en el aire caliente de esta zona del suroriente del país. La salida -o más bien, la puerta a la vida- está a unos cinco metros. Corre. Salta. Escapa a la calle 24 de Mayo, a solo unos pasos de la catedral de Macas y del Cuerpo de Bomberos. Frente a ella, Ocampo, en el suelo, acaricia su pie derecho con el torso descubierto. Solo lleva puesto un pantalón verde de tela. Se ha lanzado desde el segundo piso de una construcción de cemento. Con sus 70 kilos, aproximadamente, dicen sus vecinos, la caída pudo haber sido mortal. Pero no. Lastimado y tambaleándose, el hombre camina hacia el otro extremo de la calle. Entonces, ocurre lo inesperado.

Leer más aquí

Fuente Original