Medio Ambiente

Selva Arutam, recreada en el bioparque Amaru, para el hábitat de dos jaguares

30/11/2018 El Mercurio

En el bioparque Amaru se ha adecuado el espacio denominado Selva Arutam que acoge a Ikiam y a Goia.

Foto: El Mercurio

Foto: El Mercurio

Imponentes. A momentos lentos y vigilantes, y al instante rápidos y raudos, dos jaguares se mueven entre la vegetación y árboles de un espeso bosque de la parroquia Paccha, al noreste de Cuenca.

Son un macho, de seis años, al que han bautizado como Ikiam; y una hembra, de cuatro, llamada Goia. Hasta hace un año vivían en un centro de rescate en la provincia de Morona Santiago bajo vigilancia del Ministerio del Ambiente (MAE).

Ahora ocupan un área natural de unos 500 metros cuadrados (m²), dentro del bioparque Amaru, que ha sido acondicionada por sus administradores para darle un ambiente tropical y similar al de la Amazonía.

En este espacio, donde el sonido de la ciudad es casi nulo, hay plantas y maderos traídos desde el Oriente, también cae llovizna, que es artificial, con la que se simula la selva amazónica.

Ernesto Arbeláez, biólogo y director del bioparque Amaru, explicó que este espacio precisamente por estas características ha sido nombrado como Selva Arutam. Este último término quiere decir el gran espíritu de la gente indígena Shuar.

Como parte del hábitat, de acuerdo con Arbeláez, tienen previsto construir algunos kilómetros (km) de túneles. Actualmente para los dos felinos, que son parte de los cerca de 1.300 animales que tiene este centro de rescate, hay tres cuevas.

Leer más aquí

Fuente Original