Compartir

Pueblos Indígenas

Wituk, un árbol con una relación muy estrecha con los sarayaku

08/08/2023 El Oriente - Redacción

Es una fuente natural de tintura, utilizada para adornar cabellos, rostros y cuerpos

Es una fuente natural de tintura, utilizada para adornar cabellos, rostros y cuerpos/ Foto: cortesía Es una fuente natural de tintura, utilizada para adornar cabellos, rostros y cuerpos/ Foto: cortesía

Es una fuente natural de tintura, utilizada para adornar cabellos, rostros y cuerpos/ Foto: cortesía

En lo profundo de la selva amazónica ecuatoriana crece un árbol que no solo es vital para el ecosistema local, sino que también desempeña un papel crucial en la conexión espiritual y cultural del pueblo sarayaku: el wituk.

Este árbol, que recibe su nombre del idioma ancestral kichwa, es más que un simple elemento natural; es un símbolo de la relación íntima entre la comunidad indígena y su entorno.

El fruto del wituk o genipa americana experimenta un cambio de color al entrar en contacto con el oxígeno. Este singular fenómeno lo convierte en una fuente natural de tintura, utilizada para adornar cabellos, rostros y cuerpos. También se lo conoce como huito, jagua o kipara.

Su relación con el pueblo sarayaku es muy estrecha. Tenían entre sus prácticas ancestrales usar el wituk para adornar sus cuerpos a semejanza de tigres, jaguares, lagartos y otros animales de la selva en momentos de guerra o antes de entablar encuentros con integrantes de otras comunidades.

En la actualidad los sarayaku se pintan el rostro y el cuerpo para festividades o asambleas comunitarias. Y a pesar de la influencia de la cultura occidental, las mujeres continúan practicando esta costumbre, inspirando su decoración en animales de la selva como las boas, las anacondas y las lagartijas, mientras que los hombres se identifican con los jaguares. Estos animales simbólicos son una manifestación de la armonía que se busca expresar.

El wituk posee una característica excepcional: sus hojas caen cuando los frutos alcanzan la madurez, y después de un mes, resurge para florecer y dar vida a nuevos frutos.

En la cosmovisión indígena, estos árboles, especialmente los más robustos, altos y de amplio diámetro, albergan una vida espiritual y siguen un ciclo vital completo: nacen, crecen, se reproducen y, finalmente, fallecen.

Síguenos en Google News Únete al canal de WhatsApp
WhatsApp

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 5939 8016 3921 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Edicion Impresa
Descarga Versión Impresa

Edición No.32 / Marzo 2024

Ver Todas las Ediciones