Ecuador en las Noticias

¿Y el milagro ecuatoriano?

02/02/2015 UbicaTV - Jeanette Hinostroza

Nunca hubo milagro ecuatoriano, sino espejismo. El brillante reflejo de un gobierno que decidió gastar todo el dinero que tenía y ahora que se vino la crisis sí tendrá que hacer un milagro para sostener la maquinaria y evitar la caída en picada de la popularidad del Presidente Correa.

Milagro habría sido multiplicar el dinero, es decir apoyar a la empresa privada, invertir en su crecimiento y generar empleo seguro. No declararle una guerra absurda a los empresarios y ahorcarlos con impuestos.

Abrir nuevos mercados, eso sí habría sido un milagro. Pero después de ocho años no tenemos ni un solo mercado que reemplace al norteamericano. Las florícolas, por ejemplo, que vivían de las exportaciones a Estados Unidos se fueron a la quiebra, pues es imposible competir con la flor colombiana que hoy entra a ese mercado sin pagar aranceles. El mercado Ruso, que el gobierno se jactaba de haber ayudado a ampliar, también entró en crisis y este año no van a comprar la misma cantidad de flores que el año pasado.

Además de mala fama, ¿qué nos ha dado el acercamiento a los mercados de Irán, Bielorrusia, Venezuela y Cuba?

Después de varias pataletas del Canciller Ricardo Patiño, el Ministro de Comercio Exterior, Francisco Ribadeneira, logró dejar de lado las torpezas ideológicas y cerrar un acuerdo con la Unión Europea, que constituye una esperanza para el sector exportador.

¿Qué milagro explica que restrinjan las importaciones de productos que no se fabrican en el país? Prohibieron la importación de vehículos y de partes y piezas (CKD). Aquí no hay fábricas de vehículos, sino ensambladoras. Son pocas las piezas y repuestos de autos que se producen aquí, la mayoría se importan. Pero como ahora pueden importar menos, ya no se van a poder ensamblar la misma cantidad de vehículos que en años anteriores. Por esta razón cientos de ecuatorianos que trabajan en este sector van a perder sus trabajos. Insisto ¿Dónde está el milagro? ¿No es más lógico, primero impulsar el desarrollo de la industria nacional y cuando ya podamos producir aquí restringir las importaciones?

Antes de seguir engañados es importante entender qué pasó. El gobierno metió al mercado millones de dólares en gasto público, pero se le olvidó decirle a la gente que lo mejor es que invierta ese dinero en algo productivo. ¿La gente qué hizo? Se dedicó a importar mercadería que, por supuesto, salía más barato que producirla aquí. ¿Y las ganancias? Se las gastaron en carros, ropa, viajes y otros lujos. Fueron pocos los que le apostaron a la industria nacional y a la generación de empleo. Algo muy entendible, pues con tanta inseguridad jurídica y complejas leyes laborales, era mejor importar mucho y complicarse poco.

En resumen todos los dólares que el gobierno metió al mercado, la gente los sacó al exterior, creando un desbalance impresionante en la balanza comercial y poniendo en riesgo la dolarización. Hoy entonces, aplican la medida emergente: prohíben la salida de dólares y la disfrazan de protección a la industria nacional. Eso es todo amigos, todo responde a una medida emergente, fruto del torpe rumbo económico que le dieron al país.

¿Dónde está el milagro de la salud? Ocho años después deberían estar cosechando los frutos de tanta inversión, pero los usuarios del sistema de salud pública, siguen obligados a comprar sus recetas en las farmacias privadas, mientras los medicamentos se pudren en las bodegas del Estado. Eso hablando de los hospitales públicos ¿Pero qué tal la crisis en el Seguro Social? El colmo señores, los afiliados pagamos cada mes de nuestros sueldos por un buen servicio y por medicinas de calidad. ¿Qué están haciendo con nuestro dinero?

Milagro habría sido no tener que endeudar nuevamente al país y con los chinos, que nos prestan al triple que los odiados organismos multilaterales de crédito.

Milagro sería que ya no haya corrupción, pero los chanchuyos se hacen a diario y a todo nivel. Hay mucho resentido que está empezando a abrir la boca y a contar cómo se hacen las cosas, sobre todo aquellos que comieron del Estado y que hoy, a pretexto de la crisis, los están dejando por fuera de la rosca.

Milagro sería que los helicópteros Dhruv dejen de caerse y que los radares en la frontera algún día funcionen. También sería milagroso que los funcionarios públicos involucrados en estos contratos rindan cuentas y devuelvan la platita perdida en estas compras fallidas.

En ocho años de gobierno el país ha crecido a un ritmo del 4,5%, lo mismo que creció entre el 2000 y el 2006, años pertenecientes a la larga noche neoliberal, con la diferencia que en esos oscuros años trabajaron con un barril de petróleo de hasta 20 dólares y este gobierno tuvo la suerte de vivir un nuevo boom petrolero con petróleo de hasta 100 dólares por barril.

Sin embargo el crecimiento pronosticado para este año por el gobierno es de apenas el 4%; la CEPAL dijo que no pasaremos del 3,8%; y pronósticos menos optimistas señalan que el crecimiento este año no superará el 1,5%. En conclusión, con plata cualquiera hace milagros.

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Descarga Versión Impresa

Edición No.4 / Noviembre 2021

Ver Todas las Ediciones