Compartir

Salud

5 heridas de la infancia impactan en la vida adulta

26/07/2023 El Oriente - Redacción

Todos experimentamos algún grado de estas heridas emocionales en la niñez

Todos experimentamos algún grado de estas heridas emocionales en la niñez / Foto: Pixabay Todos experimentamos algún grado de estas heridas emocionales en la niñez / Foto: Pixabay

Todos experimentamos algún grado de estas heridas emocionales en la niñez / Foto: Pixabay

Las experiencias que vivimos durante la infancia pueden tener un profundo efecto en nuestra vida adulta, dando lugar a lo que se conocen como “las 5 heridas de la infancia”. 

Estas heridas emocionales, propuestas por el psicoterapeuta Lise Bourbeau, son patrones de dolor y trauma que pueden persistir y afectar nuestras relaciones, comportamientos y emociones a lo largo de la vida si no se abordan adecuadamente. Aquí presentamos un breve análisis de cada una de estas heridas: 

1. Rechazo: Esta herida se produce cuando un niño se siente abandonado o rechazado por sus cuidadores o figuras significativas. Puede resultar por la falta de atención, afecto o cuidado, lo que lleva a que el niño internalice la creencia de que no es digno de amor y afecto. 

2. Abandono: El abandono emocional o físico durante la infancia puede generar una profunda sensación de soledad y desprotección en el niño. Esta herida puede manifestarse en la vida adulta a través de dificultades para establecer y mantener relaciones íntimas y una búsqueda constante de seguridad y aprobación. 

3. Humillación: Cuando un niño es ridiculizado, avergonzado o maltratado verbalmente, puede desarrollar la herida de humillación. Esto puede llevar a una baja autoestima, falta de confianza y una tendencia a esconderse para evitar más humillación. 

4. Traición: La traición emocional o física, como la falta de lealtad o confiabilidad por parte de personas cercanas, puede dejar una profunda marca en la psique infantil. Los niños que experimentan esta herida pueden crecer con dificultades para confiar en los demás y ser propensos a la desconfianza y la paranoia. 

5. Injusticia: Cuando un niño percibe que ha sido tratado injustamente o que ha sufrido por culpa de otros, puede desarrollar la herida de injusticia. Esto puede dar lugar a un sentido de amargura, resentimiento y una búsqueda obsesiva de equidad en las interacciones con los demás. 

Es importante saber que todos experimentamos algún grado de estas heridas emocionales en la niñez, pero la intensidad y la forma en que las procesamos puede variar según nuestras experiencias personales. A menudo, estas heridas no se resuelven en la infancia y pueden influir significativamente en la forma en que nos comportamos y nos relacionamos con los demás en la edad adulta. 

La buena noticia es que las heridas de la infancia pueden sanar con el tiempo y el trabajo consciente en nosotros mismos. La terapia, el autocuidado, la autorreflexión y la comprensión de nuestras emociones pueden ser herramientas poderosas para sanar estas heridas y liberarnos de los patrones negativos que puedan estar afectando nuestra vida. 

En última instancia, reconocer y abordar estas heridas emocionales nos permite crecer y desarrollarnos de manera más saludable, lo que nos lleva a relaciones más satisfactorias y una mayor conexión con nosotros mismos y los demás. 

Nota: Este artículo tiene fines informativos únicamente.

Síguenos en Google News Únete al canal de WhatsApp
WhatsApp

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 5939 8016 3921 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Edicion Impresa
Descarga Versión Impresa

Edición No.34 / Mayo 2024

Ver Todas las Ediciones