Compartir

Deportes

Santiago Quintero no se rinde tras sufrir un nuevo revés en el Himalaya

10/08/2023 EFE -

"Mi pie estaba hecho una pelota, infectado con pus", relató sobre esa dificultad que se añadía a las condiciones extremas de la montaña

"Mi pie estaba hecho una pelota, infectado con pus", relató sobre esa dificultad que se añadía a las condiciones extremas de la montaña / Foto: EFE "Mi pie estaba hecho una pelota, infectado con pus", relató sobre esa dificultad que se añadía a las condiciones extremas de la montaña / Foto: EFE

"Mi pie estaba hecho una pelota, infectado con pus", relató sobre esa dificultad que se añadía a las condiciones extremas de la montaña / Foto: EFE

El montañista ecuatoriano Santiago Quintero afirmó este miércoles que no se rinde en su objetivo de ser la primera persona del mundo con pies semiamputados en subir las catorce montañas de más de 8.000 metros que existen en el mundo, tras quedarse muy cerca de la cima del Nanga Parbat.

Quintero, que con 48 años ya ha coronado sin oxígeno suplementario ocho "ochomiles", renunció a hacer cumbre en el Nanga Parbat (8.126 metros de altitud) por precaución para poner en riesgo su vida y sufrir más congelaciones como las que ya le hicieron perder la mitad de sus pies en 2002.

"Lamentablemente, me quedé tan cerca de la cumbre... que me costó muchísimo asimilarlo, pero ya lo hice", contó en una entrevista a EFE Quintero, que le tocó afrontar el ascenso con una herida infectada en el pie y un problema estomacal.

"Mi pie estaba hecho una pelota, infectado con pus", relató sobre esa dificultad que se añadía a las condiciones extremas de la montaña, a la que Quintero calificó como la más técnica de los catorce "ochomiles" por su desnivel de 4.000 metros y su inclinación promedio de entre 55 y 50 grados.

La expedición con la que pretendía hacer el último tramo decidió salir del campo 3 (6.750 metros) en lugar del campo 4 (7.400 metros), y además lo hizo tres horas más tarde de lo previsto, lo que privó a Quintero de llegar en un tiempo prudencial, debido a su ritmo más lento de ascenso a causa de una herida en el pie.

SIEMPRE SIN OXÍGENO

En ese momento se acordó del desastre del 2008 en el K2, el peor accidente en la historia de la segunda montaña más alta del mundo, donde murieron once montañistas y otros tres quedaron seriamente lesionados luego de llegar tarde a la cumbre y alcanzarles la noche en el descenso.

"Lamentablemente así es este deporte. Es una navaja muy fina sobre los 7.500 metros, la zona de la muerte", apuntó Quintero, que bajo ningún concepto se planteó ascender esos últimos cien metros del Nanga Parbat con oxígeno.

"De esa forma, con oxígeno, habría alcanzado la cumbre, bajaría con bombos y platillo y me pondrían coronas, pero no es mi estilo. No creo que sea algo éxito (subir con oxígeno). Es como hacer el Tour de Francia con una bicicleta eléctrica", señaló Quintero.

En su mismo grupo estaban los peruanos Víctor Rímac y Flor Cuenca, que también buscan completar las catorce montañas sin oxígeno y, mientras el primero no pudo completar el ascenso, la segunda sí tuvo éxito.

YA PIENSA EN SU SIGUIENTE INTENTO

Quintero señaló que su expedición le ha costado 35.000 dólares, financiada en parte por sus patrocinadores Banco General Rumiñahui (BGR) y Saludsa y por otra parte con fondos de sus padres, pero lamentó la falta de respaldo público a sus expediciones o facilidades para asuntos como tener que pagar 27 % de impuestos sobre el dinero para la expedición.

"El primer montañista a nivel mundial históricamente que subir un 'ochomil' sin oxígeno, con medios pies amputados y con prótesis, es ecuatoriano y se llama Santiago Quintero, y el primero en subir el Everest sin oxígeno y con la mitad de los pies también se llama Santiago Quintero", manifestó el deportista.

Quintero indicó que considera su propio caso como un milagro porque el médico español Ricardo Arregui que le amputó la mitad de los pies por las congelaciones sufridas en 2002 tras subir en solitario la pared del Aconcagua no le dio ninguna posibilidad de continuar en el montañismo.

"Es durísimo, pero para mí es muy inspirador hacerlo en mi condición. Cumplo 49 años en noviembre y estoy fuerte y motivado para acabar mi proyecto. Es un proyecto al que le he dedicado 30 años de mi vida y quiero acabarlo entonces", señaló Quintero.

Ahora espera comenzar en septiembre un nuevo proceso de entrenamiento de cara a volver al Himalaya el próximo año, una expedición que espera financiar también con el dinero que pueda conseguir de las conferencias motivacionales que suele ofrecer en distintos foros y a diversas audiencias.

Síguenos en Google News Únete al canal de WhatsApp
WhatsApp

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 5939 8016 3921 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Edicion Impresa
Descarga Versión Impresa

Edición No.36 / Julio 2024

Ver Todas las Ediciones