Ecuador en las Noticias

Lenín Moreno, un triunfador en serios aprietos

06/02/2018 4Pelagatos - Martín Pallares

Moreno y su equipo de Gobierno deben saber que el resultado de la consulta es, más que el inicio de una etapa de fortaleza y poder como aparentan, el fin de una etapa de tregua política.

Foto: 4Pelagatos

Foto: 4Pelagatos

El cambio de guardia en Carondelet, la mañana siguiente al triunfo del Sí en la consulta popular del 4 de febrero, no fue una ceremonia más como las que se hacen todos los lunes desde que Rafael Correa impuso la tradición. En esta ocasión la ceremonia llevaba una especial impronta triunfalista.

Ahí estuvieron casi todos los ministros, que no son pocos, y hubo toda una logística para que en la Plaza de la Independencia haya más gente. Incluso se incorporó a la ceremonia la declaración y presentación oficial de un nuevo héroe nacional: Alonso de Illescas, cacique negro que durante la colonia declaró efímeramente la independiente de su pueblo de la corona española. Fue todo un acontecimiento.

La escena, sin embargo, es un espejismo. En estricto sentido de la realidad, los ministros y sobre todo el Presidente tienen más motivos para estar angustiados que triunfalistas por lo que se viene luego del triunfo del Sí. Moreno y su equipo de Gobierno deben saber que el resultado de la consulta es, más que el inicio de una etapa de fortaleza y poder como aparentan, el fin de una etapa de tregua política.

Si Moreno y los suyos no son capaces de entender aquello ahora, pronto sentirán que un importante sector de la sociedad, sobre todo la que opina, milita y delibera, le había concedido unos meses de tranquilidad porque estaba convencida de que primero había que ganar en la consulta antes de exigir los cambios y las medidas que considera fundamentales.

En ese sentido, es evidente que del triunfo del Sí salieron dos personajes en aprietos: Correa porque está fuera, al menos por un tiempo, del campo de batalla electoral y Moreno porque tendrá que entender las demandas de las fuerzas sociales que le dieron el triunfo al Sí. Unas demandas que, tarde o temprano, le exigirán que sacrifique a figuras de su entorno, muchas de ellas entrañables para él, que representan precisamente aquellas cosas que la sociedad aglutinada tras el Sí no quieren más en el poder.

Leer más aquí

Fuente Original

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ